<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1729409317167303&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Bienvenido a GS1 México
Facilitamos el comercio electrónico

Portal de Asociados

Para crecer como emprendedor, ¡supera el miedo a delegar!

Posted by GS1 México on febrero 12,2019

 

3-GS1-Febrero-Imagenes-Blog

¿Realizas visitas a clientes, atención de llamadas, contabilidad, gestión de proyectos y lo que se cruce por el camino de tu negocio como un gerente multi usos? ¿Ya no te alcanzan las manos, ni el tiempo, ni la cabeza, pero sigues cargando todo tu negocio sin ayuda? Te sorprenderá saber que no eres un caso aislado.

Lo cierto es que el miedo a delegar es bastante común y pareciera una especie de síndrome que afecta especialmente a los emprendedores.

Claro, tu negocio ha sido como un hijo desde que lo concebiste y da pánico confiar a otros las responsabilidades de su cuidado y crecimiento. Pero, si logras superarlo y trabajar en equipo, el pánico se transformará en alivio y evitará que estalles de estrés un día.

¿Por qué a los emprendedores les cuesta delegar?

Si te puedes ver en ese espejo, es probable que tu verdadero temor sea perder el control, ya que hasta ahora has tenido por completo las riendas de las decisiones. Sin embargo, si lo piensas, ceder ciertas tareas no evita que sigas teniendo la última palabra, es decir, no cedes tu autoridad, ni mucho menos tu responsabilidad. A fin de cuentas, sigue siendo tu negocio.

También es posible que no creas que alguien más es capaz de hacerlo tan bien como tú. Es verdad que todos tenemos nuestras formas de trabajar, así que debes comprender que el que algo no se haga exactamente como tú lo harías, no significa que está mal hecho. Tal perfeccionismo puede estorbarte y hacerte perder tiempo en detalles menores o tareas en las que no eres imprescindible.

Cuando te rodees de gente profesional en la que puedes confiar, podrás ver que incluso hay cosas que realizan mejor que tú. 

Las ventajas de "soltar responsabilidades"

Una vez que comiences a delegar, notarás que otra vez tienes tiempo y frescura mental para volver a ser innovador y seguir haciendo crecer tu proyecto, en lugar de dedicarte a tareas de poco valor que otros pueden hacer bien.

Incluso si piensas que tú puedes hacerlo todo, podrás re valorar tu mayor recurso: el tiempo, y revisar tus prioridades, concentrarte en lo que más te gusta hacer y/o en lo que aportas más valor.

Además, los equipos de trabajo son claves para el progreso de una empresa y las tareas de grupo son las más fructíferas. A largo plazo, tus colaboradores comenzarán a desarrollar su potencial y talento en beneficio de tu negocio. De hecho, traspasando tus tareas a otros, les das la oportunidad a tus colaboradores de crecer profesionalmente y adquirir nuevas capacidades, a la vez que se sentirán motivados para hacer crecer el negocio.

Y por supuesto, también la productividad mejorará.

GS1-Infografía-Blog-No-3-FEB

Esto te impide delegar

Muchos emprendedores se excusan de su falta de tiempo para capacitar a otros. Eso es fácil de solucionar, sólo debes documentar los procesos de tu negocio tal como deseas que se hagan; ahorrarás mucho tiempo cada vez que alguien se integre a tu causa. Si cada proceso tiene su manual y éste explica paso a paso cómo lo haces tú, tus colaboradores podrán hacerlo ellos mismos siguiendo tu propia metodología.


Otras veces les resulta difícil decidir qué delegar. Esto último también es sencillo de clarificar, ya que hay sólo dos tipos de tareas que debes evitar delegar: las tareas estratégicas para el desarrollo del negocio que implican visión y creatividad y las tareas que lleven tu “arte”, tu “sello”, eso que tú haces como nadie más. Todas las demás son perfectamente “delegables”.

Entonces ¿cómo comenzar a delegar?

Los expertos sugieren sencillos pasos para lograrlo:

  1. Define la tarea a delegar, sus procesos y comunica toda la información necesaria para realizarla.
  2. Asegúrate de que el colaborador que la hará comprenda perfectamente dicha información.
  3. Evita micro-administrar, da su espacio a cada colaborador para realizar la tarea y no interfieras en su productividad.
  4. Establece tiempos y formas de entrega.
  5. Haz críticas constructivas cuando se requieran, pero también reconoce el trabajo bien hecho, así incrementarás la preparación y la confianza de tus empleados.

Si quieres crecer en tu negocio, delegar no es una opción, es una necesidad. No puedes avanzar si no haces espacio para tareas nuevas y más valiosas para tu empresa.

Además, también es la única manera de disfrutar ese estilo de vida por el que decidiste emprender.

Haz que te volteen a ver. cómo asegurar el éxito de un producto a través de un diferenciador

Cómo venderle mi producto a Walmart